El mundo de las relaciones puede convertirse en un lastre si nos acostumbramos a depender de otros.

Cuando tu felicidad depende de otras personas, entonces eres una persona emocionalmente dependiente. Esta situación problemática provoca que te sientas adicto a tu pareja pese a que las cosas entre vosotros no vayan bien.

Cuando tu felicidad depende de otras personas, entonces eres una persona emocionalmente dependiente. Esta situación problemática provoca que te sientas adicto a tu pareja pese a que las cosas entre vosotros no vayan bien.

Y aunque ya sepas que no estás bien en tu relación desde hace tiempo, no tienes la fuerza suficiente para dar un paso al frente por el miedo a la incertidumbre o por no confiar en ti mismo/a a la hora de afrontar las situaciones que puedan aparecer en tu día a día. Te da miedo estar en soledad, y prefieres quedarte ahí a sabiendas que no eres feliz.

Si te sientes identificado con esto y crees que sería positivo salir de esta situación, en este artículo puedes ver algunas claves y consejos para convertirte en una persona emocionalmente independiente.

Cómo salir de esta situación tan dolorosa

Aunque los hombres suelen ocultar este problema por vergüenza a reconocer y expresar que dependen emocionalmente de otra persona, este fenómeno afecta por igual a ambos sexos.

La dependencia emocional provoca un gran sufrimiento porque quien la experimenta piensa que es incapaz de vivir sin la otra persona, y ocurre cuando ésta tiene una baja autoestima o unas creencias erróneas de lo que debería ser una relación. Es un tipo de amor inmaduro que no tiene futuro. Hace falta coraje y valentía para aprender a superar la dependencia emocional, pero vale la pena hacerlo para que uno sea finalmente capaz de tomar el control de su propia vida.

¿Necesitas complacer a todo el mundo? ¡Mucho ojo!

Otro claro ejemplo de enganche emocional y que suele pasar más desapercibido (¡parece que siempre este tema tiene que ver únicamente con las relaciones de pareja!) es aquel en el que una persona busca complacer a todo el mundo para caer bien, para encajar, para sentirse aceptada/o por el miedo al rechazo.

Es una muestra más de cómo puede llegar a infravalorarse uno mismo y cómo, para encontrar esa aceptación y satisfacer su dependencia emocional, se fija en exclusiva en el bienestar del otro por miedo a perderlo. Como te decía antes, en la mente de alguien así vive la errónea y tóxica idea de que no pueden vivir sin el otro, o que necesita de los demás para disfrutar de su vida.

Superar la dependencia emocional con 7 claves

Aquí quiero compartir contigo 7 consejos sobre cómo eliminar, poco a poco, cualquier tipo de relación de dependencia emocional en la que estés inmerso/a. Como verás, no se trata de algo que lograrás de hoy para mañana, pero sí es el inicio de una nueva relación contigo mismo/a.

Debes entender que vencer el apego emocional depende de dos cosas: de tu trabajo personal y de la constancia.

Reconocerla es el primer paso. Nunca podemos solucionar aquello que negamos, ni aquello que no comprendemos. Por lo que el primer paso es reconocer que existe un problema. A veces lo más fácil es culpar a los demás, pero desde ahí nada cambiará. Por eso, tenemos que examinar nuestras relaciones de pareja, familiares o de amistad. Cuando reconocemos un problema podemos comenzar a resolverlo.

Invierte en tu desarrollo personal. Tu propio crecimiento personal es el factor fundamental para aumentar tu confianza, creer más en ti y mejorar tu autoestima, que es lo que marcará la diferencia. Cuando eso sucede, te sientes más merecedora como persona, menos vulnerable a las opiniones de los demás; te sentirás más libre, más fuerte y con menos dependencia emocional.

Céntrate más en ti. Esto no quiere decir ser más egoísta, sino que te des cuenta de que lo realmente importante es lo que tú pienses sobre ti, y no las opiniones de los demás. Deja de estar pendiente de qué dirán o pensarán los demás; la opinión más importante es la que tienes sobre ti misma. Para ello hay que reforzar la identidad personal y desarrollar una autoimagen valiosa que sea digna de ser respetada y amada.

Deja atrás el pasado. Siempre hay que aprender del pasado porque es nuestro gran maestro, pero no traigas al presente los problemas de relaciones de entonces, porque estarás añadiendo una enorme y pesada carga a tu relación actual.

Comprueba tus reglas. En ocasiones nos encontramos con personas que han adquirido unas rígidas reglas o creencias sobre cómo tiene que ser una relación y sobre cómo tienen que comportarse los demás. Esas creencias personales -en ocasiones erróneas- son una enorme carga en cualquier relación y se convierten en una gran fuente de constantes decepciones.

Asume la responsabilidad de tus emociones. A veces llegamos a pensar que nuestras emociones vienen de afuera, que todo lo que sentimos viene del exterior, pero en realidad nace de la interpretación y el significado que damos a las cosas que suceden en nuestra vida. Por eso, nadie más que nosotros mismos somos dueños y responsables de nuestras interpretaciones y, por tanto, de nuestras emociones. Es fácil adquirir el papel de víctima, de pensar que todo es culpa de los demás. Pero si quieres dejar de ser una persona con dependencia emocional, lo primero es asumir la responsabilidad de tus emociones y de tu vida, sabiendo que ésta no está en manos de los demás, sino en las tuyas propias.

Aprende a estar bien a solas. La persona con la que más tiempo vas a pasar el resto de tu vida es contigo misma. Por eso, esa es la relación que más debes de cuidar. Si no estás bien contigo, ¿por qué lo van a estar los demás?

A veces nos pasamos la vida esperando a que aparezca la persona correcta que nos comprenda, que encaje en todos los aspectos, que nos haga felices; la persona que a partir del momento en el que aparezca todo por fin será perfecto…

La pregunta que deberíamos hacernos es: ¿somos nosotros esa clase de persona capaces de crear ese impacto en la vida de alguien?

Por lo tanto, el primer paso es desarrollar una mejor autoestima para estar bien con uno mismo, a solas, querernos más; aprender a convivir con uno mismo sin dependencias emocionales, aprender a vivir de una manera más madura y sana, cuidarnos y mimarnos.

De esa manera pasamos de la dependencia emocional a no depender de nadie. Será entonces cuando nuestra actitud, nuestra personalidad y seguridad serán un imán para los demás

Si te sientes identificado o conoces a alguien que necesite orientacion acerca de estos sintomas de dependencia emocional, o tienes algun familiar o ser querido que quieras apoyar.Te Ayudamos!

Contamos con:

*Consulta y asesoría especializada en psiquiatría on line vía skipe.

Pacientes ubicados fuera de la ciudad y del país.

*Valoración médica especializada por psiquiatría y certificación del estado mental actual del paciente

Llámanos o escríbenos al whats app. Nuestros números son 3222882863 – 3114755300

Estamos ubicados en Bogotá. Calle 46 # 13-56 consultorio 220 cerca a la Clínica de Marly.

Dra. Gloria Marcela Basto Beltrán

Md. Especialista en Psiquiatría

Especialista en trastornos de ansiedad.

Con formación en terapia de Pareja

Coach ontologico certificado