Relaciones y pandemia: reconectando con el otro

 

La pandemia que desde hace más de un año azota a todo el mundo, ha sido un catalizador para que ocurran muchas cosas en el interior de nuestras relaciones. En tal sentido, lo mejor que podemos hacer, es permitirnos entrar de manera vulnerable en nuestras relaciones, y para ello, podemos usar “La Pelea Limpia” para salir de estar centrados en nosotros y sentir con el otro. No olvidemos que una relación de pareja, es algo más que llevarse bien.

Pelea Limpia ¿Cómo hacerlo?

  • A través de una pelea limpia buscaremos resolver los problemas mediante una solución mutuamente acordada. Comenzamos a preocuparnos por la relación, y ya no todo está centrado en el YO.
  • Coloque reglas mutuamente acordadas
  • Estén conscientes de que el conflicto será inevitable, y pregúntense a sí mismos, “¿Ambos deseamos pelar limpiamente?” En caso de no ser así, se encontrarán en una pugna por el poder. Pero si desean establecer reglas justas, tendrán que decidirlas entre ambos.
  • Hablar respecto a que es “justo” e “injusto” para cada uno; lo que está “fuera de las áreas límites” tal como errores pasados, parientes, otras áreas susceptibles; ¿ambos acuerdan evitar técnicas de “pelea sucia”? Deben decidir si desean Resolución y Restauración o venganza.
  • “Nunca discuta cuando esté cansado o con hambre”, esto es muy inapropiado. Pareciera que somos particularmente vulnerables en esos momentos, de modo que téngalo presente.
  • También es importante que considere su condición física; si uno de los dos se siente enfermo, o no muy bien, cosas pequeñas pueden tomar una importancia innecesaria.
  • Tome propiedad sobre sus pensamientos, opiniones, sentimientos y conducta.
  • Haga afirmaciones usando “YO” en lugar de afirmaciones de “TÚ”. Es decir, tome responsabilidad sobre sus pensamientos, sentimientos, y acciones. En lugar de culpar a otras personas, usted puede decir, “Me siento rechazado(a) porque tú no hablas conmigo”. Use la estructura YO siento (la emoción) porque (la conducta).
  • Haga referencia a las conductas, no a las personas.
  • Haga una distinción entre la persona y lo que hacen. Acepte a la persona. Apruebe o desapruebe la conducta. Describa qué es lo que le está molestando en lugar de utilizar sarcasmos o afirmaciones que contengan juicio. “Cuando no llamas, si vas a llegar tarde, me preocupo”, es mejor que “¡eres un desconsiderado!” Usando mensajes con “YO”, puede ser un comienzo efectivo en la mayoría de las instancias. Deténgase a pensar con cuáles conductas está teniendo problemas, y cómo se siente respecto a ellas, ¡luego comuníqueselas!

En el siguiente artículo, trataremos algunas herramientas para cambiar la dinámica en como nos relacionamos con el otro.

 

Dra. Gloria Basto

M.D. Especialista en Psiquiatría


Para obtener más información sobre nuestros servicios o programar una cita puedes comunicarte por WhatsApp o llamar al número 322-288 2863.

Echa un vistazo a nuestros recursos sobre salud mental y compártelos en tus redes.

Suscríbase al canal de YouTube:

https://www.youtube.com/c/DraGloriaBasto