RELACIONES DISFUNCIONALES

¿Cómo identificar si estoy con una pareja narcisista?

Las relaciones con personas que tienen rasgos narcisistas suelen ser aquellas que solapadamente manejan un maltrato que no es físico (aunque puede presentarse), sino que más bien el maltrato es emocional-psicológico.

Normalmente las personas que buscan ayuda profesional, no son las que presentan los rasgos narcisistas sino, aquellas  que están en una relación con ellas. Inicialmente las relaciones con sujetos narcisistas, parecen fascinantes, pero la verdad es en ellas no hay  armonía o paz, por tanto ningún tipo de confort. Al lado de una persona narcisista podemos llegar a sentirnos miserables o disminuidos.

Origen del Narcisismo

El Narcisismo tiene su origen en la mitología griega, quien tiene una historia sobre Narciso, el cual fue un personaje que se enamoró de sí mismo; miró su reflejo en el agua de un arroyo y terminó hundiéndose en él hasta ahogarse. De alguna manera, dentro de nuestro diseño espiritual estamos hechos para adorar, para rendirnos y normalmente el primer dios que encontramos es el “yo”. Ese rendimiento a nosotros  mismos, nos convierte en un ídolo, en algo falso ante lo que insistimos en rendirnos.

Reconocer nuestras limitaciones

Dependiendo de cuánto sea el nivel de rendimiento a ese “yo” vamos a presentar una personalidad rígida, cuando hemos tenido problemas serios en la infancia. Si hay algo importante que debemos reconocer, es  que no somos salvadores de los sujetos narcisistas.

No podemos salvar a estas personas, ahogadas en su narcisismo. Todos tenemos unos rasgos que nos llevan a interiorizar. Aunque suena raro, se habla mucho de tener “autoestima”, pero realmente lo que  ocurre es que somos inseguros, frágiles, y por eso vamos a necesitar de alabanza externa; y quien vive de lo externo, deposita su seguridad en otros, lo que hace totalmente frágil su fortaleza interior.

Características del Narcisista

  • La rigidez es un patrón de funcionamiento narcisista, y hace mucho daño al otro porque tal actitud minimiza la capacidad empática.  Sin empatía se puede llegar a imitar, pero no  a sentir y eso nos impedirá cuidar al otro, ya que el narcisista está dado al sentir propio y momentáneo. Los estudios presentan la siguiente estadística: hay una diferencia casi de 2 a 1 donde por cada mujer, se presentan dos hombres con rasgos narcisistas.
  • El narcisismo presenta rasgos en el carácter, donde se termina siendo incapaz de ver al otro, al punto de ver en los demás la imagen de sí mismo. Cuando esto ocurre la personalidad no está estructurada, ese persona se busca a sí mismo en los demás y tiene una habilidad para descubrir personas bondadosas, detectando eso que quiere para él (y no tiene); es el deseo de querer “atrapar lo que el otro es”.
  • El narcisista empieza seduciendo, y puede aprender fácilmente  a ser alguien empático, aparentemente. Una frase muy frecuente que puede oírse del narcisista es: “¡es increíble cómo nos parecemos!” lo que refleja la búsqueda de sí mismo en el otro. Es una persona profundamente insegura, sin cimientos sólidos en su vida y vive de la alabanza del exterior. Pueden llegar a ser personas que los demás identifican como “muy inteligentes, agradables y atractivos”. El peligro es que puede ser arrasadores, pueden ser líderes.

¡Cuidado!

Querer salvar o ayudar a un narcisista para que deje de serlo, es como ser un conejo y querer  domar a un tigre.

Más sobre los Narcisistas

  • Se pueden leer unos patrones que son comunes para así poder identificar si estás con alguien narcisista. Presta atención cuando percibas esto: Falta de amar por el otro. Y es simple, no puede amar al otro porque para amar se necesita la capacidad empática y lo que esa persona “ama” es el servicio hacia él; ama el ver a los demás sintiéndose menos. El narcisista puede llegar a decirle a la otra persona: “ya casi lo logras, quizás algún día seas la persona que anhelo”.
  • Al comienzo de la relación, el narcisista va a empezar a decirle a la persona con la que quiere estar que «es lo mejor que le pudo pasar en la vida»; el halago es parte de su introducción. Pero después aparecen frases que menoscaban todo eso que antes parecía un interés sincero por el otro; entonces aparece el menosprecio. Es un patrón muy fuerte o marcado en los hombres y sobre todo en relaciones homosexuales.
  • Cuando la persona es sólida y segura puede mostrar su vulnerabilidad y de igual manera ponerse en el lugar de otro. Mientras que el narcisista vive de un momento de gloria, de todo lo que puede sentir para sí mismo en un momento determinado. Es una persona que no soporta la crítica.
  • Si conversamos con un “narciso”, podemos perder la conversación con él, si empezamos a hablar de nosotros; al narcisista no le gusta perder el centro. Las relaciones con este tipo de personas pueden dejar secuelas en lo psicológico y neurológico; ya que nos puede convencer  de que nuestra capacidad e inteligente es baja, no pudiendo funcionar sin él (o ella).  Y si le escuchamos continuamente decir eso y lo creemos, terminamos sintiendo que realmente  no podemos. El narcisista es inseguro, pero como no puede verse, termina proyectando esa inseguridad a los demás quienes la asumen como propia, aunque no es así.
  • Mientras el narcisista está en una relación, se encuentra bien; ya que los demás están girando a su alrededor, llenando su necesidad. Es estratégico y las cosas tienen importancia en la medida de lo que representan o significan para él, no para ninguna otra persona.
  • Las personas con rasgos narcisistas suelen decir “te amo” de manera rápida y fácil, al comienzo de una relación, porque simplemente leen al otro y saben lo que necesitan oír. Continuamente halaga, pero que carece de consistencia. De ahí la importancia de revisar la acción alrededor de la palabra que se recibe; porque si las acciones no están en coherencia con la conducta. Decir que nos aman, y no actuar como tal, es un rasgo evidente de narcisismo.
  • Los sujetos narcisistas suelen hacer vínculos fuertes al colocar cosas externas en esa persona con las cuales establecen el lazo. Por eso es muy frecuente ver personas con vínculos narcisistas muy fuertes hacia la madre u otra persona, pero eso es solo una extensión de su “yo”, y todos los demás, están a su servicio.

Hay esperanza

Usted si es capaz. Ha creído que no puede, por lo que ha pasado en sus relaciones con personas con estos rasgos de narcisismo, pero si puede.  El daño es tan grave como el maltrato físico y lo mejor para manejar esto es poder identificar a esa persona,  y pedir ayuda. Cuéntele a alguien, manifieste su dolor y situación a su mejor amigo. Es importante verbalizar el asunto, pedir ayuda es de vital importancia.

Son difíciles las separaciones porque el narcisista absorbe tanto a la otra persona que conforma la relación, que al momento de separarse, esa misma persona que fue dañada, siente como si le amputaran parte de su ser, literalmente es muy difícil.

Sin embargo, es importante amar y ser firme, comunicar y buscar ayuda. Debe romperse el patrón de permitir que sea el otro quien determine todo en la vida y es muy necesario llevar a la persona que ha sido víctima de un narcisista, a pedir ayuda, además de afirmarla en lo bueno; ya que es lo que han perdido al lado del sujeto con esos rasgos tan destructivos.


Para obtener más información sobre nuestros servicios o programar una cita puedes comunicarte por WhatsApp o llamar al número 322-288 2863.

Echa un vistazo a nuestros recursos sobre salud mental y compártelos en tus redes.

http://www.psiquiatragloriab.com/

Suscríbase al canal de YouTube: https://www.youtube.com/c/DraGloriaBasto

#SinDistanciaGloriaB #Parejas #Relaciones Disfuncionales #Narcisismo #NosomosSalvadores #PedirAyuda #Ego #Maltrato #MaltratoEmocional #Narciso  #PrevenirEsPreguntar #YoTambienVoyAlPsiquiatra #superaalnarcisista