En la entrega anterior empezamos a tratar el tema del trastorno del sueño en los adolescentes. Para ver el artículo, presiona aquí.


Mi hijo adolescente duerme mal. Consecuencias.

 

Una de las característica más comunes actualmente, entre la población adolescente es la falta de sueño; y este trastorno los coloca en una especie de nube o neblina perpetua. Esto  puede afectar negativamente el estado de ánimo de ellos, así como la capacidad de pensar, reaccionar y regular sus emociones; en cuanto a temas relacionales, limita aprender a llevarse bien con adultos y hasta con sus mismos pares. Muchos de los adolescentes que requieren consulta por trastorno de sueño, están tan cansados por la mañana que presentan los mismos síntomas que los pacientes adultos con trastornos de hipersomnia, que no es otra cosa que somnolencia diurna excesiva.

Aunque el trasnocho parezca un hábito normal en la gran mayoría de nuestros adolescentes, lo cierto es que esa carencia de descanso, puede afectarlos considerablemente. Es por eso que en esta entrega, queremos puntualizar algunos de los daños que podrían acarrear en la vida de un adolescente, la falta de sueño. Quizás al leer esto, como padre quieras tomar la decisión de buscar ayuda para tu hijo; ya que este tipo de cosas puede que no estén bajo tu estricto control y las consecuencias lleguen a ser de largo plazo.

Consecuencias del mal dormir en los adolescentes.

Los problemas de sueño en los adolescentes, puede traer consecuencias tales como:

  • Mayor riesgo de lesiones:

Es bien sabido que la somnolencia o fatiga son la causa principal de muchos accidentes de tráfico. De este tipo de accidentes no están exentos los adolescentes que manejan vehículos o motocicletas.

  • Incapacidad para autorregularse:

Junto con la falta de sueño va la capacidad de ejercer el autocontrol, sobre las emociones, los impulsos y el estado de ánimo. La falta de sueño se ha relacionado con la agresión, la impulsividad y el mal genio. También puede producir algunos de los mismos síntomas que los niños con TDAH, incluida la incapacidad para quedarse quieto, permanecer enfocado en una tarea y para concentrarse.

  • Uso de sustancias:

La investigación muestra que los adolescentes privados de sueño tienen más probabilidades de usar estimulantes como la cafeína y la nicotina (principalmente vapeo aunque también cigarrillos convencionales) para intentar permanecer atentos a sus exigencias durante el día, pero también para lidiar con estados de ánimo negativos. Unos invitan a  otros a largas conversaciones por las noches y estar despierto solo se logra con la ayuda de alguna sustancia . También las múltiples actividades extra curriculares demandan del joven que esté atento y despierto, aún cuando tenga poco tiempo para descansar.

  • Uso de alcohol:

Existe mayor proporción de consumo de bebidas alcohólica por parte de los adolescentes que tienen problemas para dormir, que los que pueden hacerlo de forma normal.

  • Conductas arriesgadas:

Los adolescentes con problemas para dormir, son más propensos a tener relaciones sexuales sin protección y a conducir de forma temeraria, cosa que no ocurre regularmente de esa forma en  los que duermen más de siete horas por noche. La falta de sueño produce una especie de neblina en su capacidad de reacción o evaluación de situaciones.

  • Estado de ánimo:

Menos sueño también se correlaciona con niveles más altos de depresión y, a su vez, los jóvenes con depresión tienen más problemas para conciliar el sueño o quedarse dormidos. Como puede observarse se construye un círculo vicioso, que podría romperse, dando el primer paso en cuanto a la regulación del sueño.

Son muchas otras, las consecuencias que puede traer la falta de sueño en la vida no solo del adolescente, sino de la familia en general, de la cual forma parte. Ya que como se mencionó en los puntos anteriores, su capacidades quedan comprometidas. Como también se mencionó arriba, su estado de ánimo es afectado por un cansancio que no se va, lo que puede de una manera u otra afectar sus relaciones con las demás personas, con el entorno y hasta consigo mismo. El joven que está presentando problemas para dormir, será el adulto que no conseguirá hacerlo, sino se atienda adecuadamente en este momento.

Importante

Dado que muchas enfermedades mentales aparecen por primera vez en la adolescencia, es muy probable que la privación severa del sueño pueda desencadenar una depresión grave en los niños que ya están predispuestos a ella.

Múltiples estudios han encontrado que el déficit de sueño severo está vinculado a la ideación suicida. De ahí la importancia de tratar y atender estos casos desde sus primeros síntomas. Te sugerimos que observes a tu adolescente, sus hábitos para dormir, su forma de relacionarse y su capacidad para procesar situaciones del diario vivir. Esto te ayudará a saber, si estás frente a un hijo con problemas de sueño y buscarás información como esta que te alertan acerca de lo nocivo que puede resultar para tu hijo, el no dormir la cantidad de horas que su organismo necesita.

En el próximo artículo hablaré sobre cómo ayudar a su hijo adolescente que sufre de trastornos del sueño (Parte III)

 

Dra. Gloria Basto

M.D. Especialista en Psiquiatría


Para obtener más información sobre nuestros servicios o programar una cita puedes comunicarte por WhatsApp o llamar al número 322-288 2863.

Echa un vistazo a nuestros recursos sobre salud mental y compártelos en tus redes.

Suscríbase al canal de YouTube:

https://www.youtube.com/c/DraGloriaBasto