Mi hijo adolescente duerme mal. ¿Cómo puedo ayudarlo? 

 Este es el tercer artículo, en el cual se aborda el tema de la falta de descanso a través de un sueño adecuado, en la vida de nuestros adolescentes. Si deseas revisar los post anterior, presiona aquí


Con relación al «mal dormir»  que presentan los adolescentes, existen cambios en el estilo de sus vidas que tanto los estudiantes que están en bachillerato como  los que inician su período universitario pueden hacer, que tendrán un gran efecto en su bienestar. A veces se trata de pequeños, pero significativos cambios de hábitos. A continuación presentamos  varios consejos acerca de:  cómo puedes ayudar a  tu hijo en la recuperación de horas de sueño.

 

  • Tome una postura ante lo que está ocurriendo:

Debe saber que los adolescentes se resistirán, pero hay evidencia de que la ayuda de los padres para establecer límites en el estudio y el sueño sí trae resultados positivos; ya que eso puede conducirlos a  tomar mejores decisiones sobre cómo administrar su tiempo.

  • Fomente la coherencia:

Es importante que su hijo adolescente se acueste lo más cerca posible a la misma hora todas las noches (construcción de un hábito)  y que dicho horario le acerque lo más posible, a las ocho horas de sueño. Pero también es importante para él seguir el mismo horario, dentro de lo razonable, los fines de semana.

  • Usted también mantenga horarios coherentes de sueño:

Si su hijo ve que usted no duerme adecuadamente porque prioriza otras actividades; será imposible que logre convencerlo de gestionar si tiempo adecuadamente. El ejemplo ayuda a que su hijo pueda recibir con mejor agrado la posición ante lo que deseas corregir.

  • Limite el tiempo de pantalla:

Haga hincapié en la importancia de apagar todos los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de acostarse. Planifique con anticipación para que la tarea su hijo(a)  debe realizar en una pantalla se complete temprano en la tarde y el trabajo “fuera de la pantalla” se guarde para más tarde en la noche. Eso también significa que no hay que “relajarse” yendo a Facebook o Instagram,, en medio de una actividad escolar o universitaria. Las redes sociales son un excelente lugar para encontrar nuevas fuentes de ansiedad para ahuyentar el sueño.

  • No fomente refrigerios fuera de horario:

Los adolescentes son propensos a comer y beber en un horario alternativo, como un medio para autorregularse o para mantenerse despiertos o simplemente porque pueden. Pero la bolsa de papas fritas o las galletas a la 1 de la madrugada, o la cafeína en cualquier momento después de la cena, ya sea que le ayuden o no a redactar el ensayo, pueden posponer el sueño y perjudicialmente.

  • Impulse el reloj biológico:

Una dosis baja (2-3 mg) de la melatonina (que se puede comprar en la farmacia naturista sin receta) una o varias horas antes de que sea la hora de acostarse, puede ayudar a impulsar la producción de melatonina que en los adolescentes tiende a comenzar más tarde en la noche.

  • Simplifique:

Los adolescentes necesitan que los ayude a establecer expectativas realistas sobre en cuántas actividades pueden participar, sin agotarse. Eso significa limitar la presión para construir el currículum universitario perfecto.

  • Insistimos en un buen ejemplo:

Además de modelar buenos hábitos de sueño para sus adolescentes, sería extraordinario que  fomentara también un estilo de vida saludable de forma integral, es decir, dormir bien, comer saludable  y hacer ejercicio regularmente.

  • Agilice las mañanas:

Aliente a los adolescentes a bañarse, escoger ropa y empacar libros antes de acostarse para que no tengan que pasar tiempo haciéndolo por la mañana.

  • Aumente la productividad:

Muéstreles que usar períodos de tiempo cortos e intercalados, que de otra manera podrían desperdiciar, puede ser fructífero. Además, al dividir la tarea en partes pequeñas, digamos bloques de 45 minutos con descansos de 10 minutos para despejar la cabeza, pueden hacer más y estar más relajados haciéndolo.

  • Deje la cama para dormir:

Los expertos coinciden en que es más fácil quedarse –y mantenerse– dormido si asocia la cama con el sueño. Eso significa dirigir a su adolescente a trabajar en otra habitación que él asocie con la realización del trabajo.

Estas recomendaciones son útiles también para el sueño adecuado y reparador de los adultos, así que ¡manos a la obra!

 

Dra. Gloria Basto

M.D. Especialista en Psiquiatría


Para obtener más información sobre nuestros servicios o programar una cita puedes comunicarte por WhatsApp o llamar al número 322-288 2863.

Echa un vistazo a nuestros recursos sobre salud mental y compártelos en tus redes.

Suscríbase al canal de YouTube:

https://www.youtube.com/c/DraGloriaBasto