Las personas que padecen alguna enfermedad, ya sea crónica o no, sufren importantes cambios en su vida que pueden llegar a derivar en un impacto psicológico negativo, creando tristeza, falta de adaptación, frustración, baja autoestima, ansiedad o depresión. Por eso, el apoyo emocional, tanto en la enfermedad como en cualquier otra circunstancia de la vida, es fundamental para los pacientes, ayudando a fortalecerlos y a emprender el camino de la búsqueda de recursos que contrarresten los pensamientos y las emociones negativas.

Toda persona que ha vivido la experiencia de tener que acompañar o cuidar a una persona durante su enfermedad, se ha sentido perdida en más de una ocasión. Tengamos en cuenta que el proceso de una enfermedad no es sencillo y que si las emociones y pensamientos negativos rondan constantemente en el ambiente, esto disminuye la calidad de vida del enfermo y aumenta la sobrecarga, el malestar y el sentimiento de estar perdidos de aquellos que le acompañan. Por tanto, este proceso ralentiza la recuperación, influyendo de forma negativa en el seguimiento del tratamiento y convirtiéndose en una situación que, a la larga, es difícil de manejar por ambas partes.

Por todo esto, es muy importante que el apoyo emocional sea fuerte y constante durante todo el proceso para que este refuerce a las partes implicadas y ejerza un efecto muy positivo en la recuperación.

Apoyo emocional en la enfermedad, ¿cómo lo hacemos?

Durante la enfermedad, no sólo es importante el acompañamiento, sino también la creación de un vínculo de fuerza entre los acompañantes y el paciente. Normalmente, este vínculo se crea mediante la presencia o las palabras de ánimo, pero es necesario ir un paso más allá. Con este paso nos adentramos en el mundo de las emociones, las cuales es importante que sean compartidas por ambas partes y que éstas sean positivas.

En este sentido, la inteligencia emocional juega un papel importante. Con ella, se trabaja la identificación emocional, la regulación de las emociones y la conexión del pensamiento y la emoción.

Claves de la inteligencia emocional

La clave está en el manejo de las emociones, para que trabajen en nuestro propio beneficio y nos ayuden a mejorar. Esto hace que sea algo muy bueno para ambas partes.

1. Identificar los sentimientos, incluyendo deseos y miedos.

2. Ser optimista. Todo tiene un lado positivo.

3. Sonreír y trasmitir buenas energías.

4. Marcarse objetivos a corto plazo: salir a pasear, comer más fruta…

5. Escuchar sin juzgar.

6. Practicar actividades relajantes y centradas en el equilibrio cuerpo-mente. La Meditación o el Yoga ayudan a calmar la tensión interior.

7. Mostrar empatía, respetando los sentimientos de los demás.

8. Tener un gesto de aliento, de presencia, puede decir mucho más que palabras.

Buscar ayuda

Ante la enfermedad, es necesario contar con todos los apoyos necesarios. Si eres cuidador, o si eres paciente, busca ayuda para sentirte mejor durante todo el proceso.

En Gloria b consultores en salud,

Te Ayudamos!!

Somos un equipo profesional interdisciplinario a tu servicio. llamanos o escríbenos al whats app. Nuestros números son 3222882863 – 3114755300

Estamos ubicados en Bogotá. Calle 46 # 13-56 consultorio 220 cerca a la Clínica de Marly.

Dra. Gloria Marcela Basto Beltrán

Md. Especialista en Psiquiatría

Especialista en trastornos de ansiedad.

Con formación en terapia de Pareja

Coach ontologico certificado

Formación en artes escénicas y psicodrama